Home / Noticias / Radio Quisqueya: de Salcedo a San Juan de la Maguana

Radio Quisqueya: de Salcedo a San Juan de la Maguana

Radio Quisqueya fue la segunda emisora en instalarse en la entonces provincia Salcedo (hoy Hermanas Mirabal), entre los años 1954-1957. Se identificaba HI2A en Amplitud Modulada (AM). Era propiedad del empresario de ascendencia árabe e italiana José Alfredo Achécar quien residía en Pimentel, municipio de la provincia Duarte pero que por razones de índole económica, llegó a vivir a Salcedo.

Radio Quisqueya estaba ubicada en la calle Doroteo Tapia, a la entrada de la cuesta donde se inicia el barrio El Hoyo (antiguo Barrio Olímpico), justo al final en cuyo frente le queda la calle Telésforo Cabral, haciendo esquina con la General Juan Gómez, en una casa propiedad de los esposos Miguel Ángel Hernández y doña Martha Suazo. La construcción de esta data del 1926 y el estilo que aún  conserva el inmueble es victoriano.

De acuerdo a los datos suministrados por el señor Miguel Hernández (Miguelín), hijo de Miguel Ángel Hernández, el arrendamiento de dicho inmueble era de 5 pesos por mes, dinero que era utilizado por el matrimonio Hernández- Suazo, para pagar también el alquiler de otra vivienda en la que residían y que era propiedad del doctor Pascasio Toribio Piantini (Paquito), la cual estaba ubicada próximo a la estación Esso, de Alfredo Tavar, a la salida de San Francisco de Macorís.

 

Entre los locutores que durante el tiempo que esta emisora estuvo operando en Salcedo, se destacan además de Achécar Chupany, Napoleón Bloise, Pillo Brache, Arsenio Collado,  así como  Ramón (Moncho) y Pedro (Perucho) Rojas, mientras que en los controles estaba José Collado, el cual hacía las veces de locutor, siempre en compañía de Achécar y los cuales como nota curiosa se cuenta que ambos tenían seria dificultad para hablar con fluidez ante el micrófono. Otros locutores de la época que también laboraron allí fueron Arsenio Estrella, Fausto Roque, así como la señora Pura Concepción Hernández Tapia, mejor conocida como “Doña Conchita”.

Debido al poco apoyo económico y a la baja rentabilidad, su propietario, José Alfredo Achécar Chupany, decidió trasladar en el 1957 el permiso de operaciones de la estación hacia San Juan de la Maguana, en donde la población tan pronto es asesinado el tirano Rafael Leónidas Trujillo Molina, el 30 de mayo de 1961, acogió la misma como una válvula de escape para hacer las denuncias que entendían de lugar, pues una vez muerto el dictador, la citada estación radial se convierte en la voz misma de los diferentes sectores sociales, que anhelaban expandir sus ideas democráticas. Es por eso que muchos de sus espacios pasaron a ser rentados por partidos políticos de izquierda y grupos organizados de la sociedad civil.

Uno de esos espacios lo tenía rentado la Unión Cívica Nacional (UCN), al que las autoridades policiales y militares vigilaban muy de cerca, debido a la tonalidad del discurso a favor de los más desposeídos, a las brutalidades policiales y militares sobre todo, a los abusos que en contra de la población humilde venían cometiendo todavía los remanentes del trujillato y aquellos que enquistados en el poder del uniforme, pretendían continuar socavando la voluntad de un pueblo.

De acuerdo a los datos ofrecidos por el señor Luís Ramón de los  Santos (Monchín), a través del periódico digital www.barrigaverde.net, en la serie de tres artículos publicados bajo el título “La Muerte de José Alfredo Achécar”, el asesinato del citado radiodifusor se debió a un crimen de Estado, que bien pudo haber sido fraguado en la misma fortaleza de la citada ciudad sureña, teniendo como principales protagonistas al entonces coronel de la Policía Nacional, Neit Rafael Nivar Seijas.

José Alfredo Achécar Chupany fue asesinado en la misma emisora Radio Quisqueya, hoy Radio San Juan, a eso de la 6 y 27 minutos de la tarde del 3 de enero del 1962, mientras pasaba un programa grabado de la UCN. Estaba sentado frente a la cabina de transmisión cuando la muerte se apoderó de él.

Los datos encontrados hasta el momento señalan que el malogrado empresario radial recibió 17 impactos de bala  de una carabina Cristóbal 762, que supuestamente le disparara un sicario contratado para tal acción y al que se le conoció con el apodo de “Alegría”, que era su apellido.

Durante mucho tiempo, en la provincia de San Juan de la Maguana, se ha sostenido que las balas que alcanzaron a José Alfredo Achécar, bien pudieron ir dirigidas para el doctor José Oscar Viña Bonelly, y que todo pudo haber sido una confusión de una orden supuestamente no emanada de la fortaleza de San Juan de la Maguana como aseguran otros, sino que la disposición tuvo su origen en supuestas pasiones políticas  y en contra de ciertos sectores  que amparados en los aires de libertad  que tras las caída del régimen comenzaba a vivir el país. Y se ha dicho también que pudo haber sido tomada de parte de un político ganadero de la misma ciudad, ligado a la familia Trujillo.

Al trasladarse a esta ciudad, la citada estación pasó a llamarse “Radio Quiqueya, la voz de San Juan” y estuvo ubicada en la calle Capotillo, detrás del colegio católico que en ese entonces se llamaba “Colegio Parroquial”. Luego es instalada en la avenida Anacaona, y finalmente en la calle Presidente Trujillo, hoy Independencia.

Entre los locutores que en sus inicios estuvieron laborando figuran el mismo,  José Achécar, Luís R. Espinal de Santiago de los Caballero; posteriormente Luisa Díaz a quien se le considera la primera mujer locutora profesional en San Juan de la Maguana, Juan Antonio Gómez Dubal, de La Vega y Rafael Dubal Díaz (Peké). La primera canción en ser colocada fue “Corazón Corazón” del Dúo Irrizarry de Córdova, cuya composición es de José Alfredo Jiménez. Las primeras palabras en ser pronunciadas en dicha estación radial fueron: “Estamos en transmisión de prueba, Radio San Juan”, dichas por el mismo “Peke”.

A la muerte de José Alfredo Achécar, su viuda, la señora Amparo Chupany decide vender la estación a un grupo de empresarios de la ciudad, entre ellos Luis Pelayo González, Oreste Cucurullo, Raúl García Bidó y José Joaquín Puello Rodríguez, quienes hasta el día de hoy, son los legítimos propietarios de esta emisora que además de ser la segunda en instalarse en Salcedo, fue la tercera en la región sur del país, la primera en San Juan de La Maguana y la cual al momento de la presente nota es dirigida por el veterano locutor sanjuanero Víctor Piña Cámpora

About Remulus Della Valle

Check Also

Rubén Blades lanza canción para concienciar contra el COVID-19

Por AGENCIAS PANAMÁ.- El cantante Rubén Blades lanzó una canción titulada “Para Panamá” con el fin ...

Deja un comentario